Variante Ómicron, ¿Se alarga la pandemia?

0
76

Esta nueva variante de SARS-CoV-2 contiene gran número de mutaciones en comparación a sus predecesoras, una suerte de selección de las mejores características de las variantes anteriores ¿Qué implica esto? Doctor en Microbiología aclara algunos puntos.

Los virus, en general, mutan de manera muy rápida y lo hacen a medida que van infectando a la población y van propagándose. La variante Ómicron, detectada hace algunos días, acumula gran cantidad de mutaciones (30), tres pequeñas deleciones y una pequeña inserción en la proteína “Spike”, que es la que interactúa con el receptor humano ACE2. Todo esto la ha posicionado como una variante de preocupación y de riesgo para la población.

“Los virus mutan constantemente, muchas de esas mutaciones resultan beneficiosas para estos virus, como ocurre con estas variantes de preocupación o de interés que tienen mayor potencial infectivo”, explica Waldo Díaz, doctor en Microbiología y director del Laboratorio de Microbiología Molecular e investigación en alimentos, laboratorio que realiza diagnóstico de COVID-19 en la Universidad San Sebastián (USS).

Respecto a esta nueva variante, el especialista explica que contiene mutaciones de sus antecesoras, como la Alfa, la Beta y la Delta, y que “conserva aquellas que resultan más efectivas para la subsistencia del virus. Ahora bien, si tu comparas la variante Delta con Ómicron, no se parecen tanto, por lo tanto, no es una versión evolucionada de la variante Delta”.

Vacunas, variantes y extensión de la pandemia

Una pregunta que surge con la aparición de Ómicron es si las vacunas van a proporcionar protección adecuada. “La política de salud pública de vacunación siempre va a ser buena, porque la vacuna en sí ejerce una protección lo suficientemente buena para garantizar que las personas no cursen la enfermedad de una manera grave, eso significa que no van a ir probablemente a la UCI. Pese a esto, resulta esperable que existan disminuciones en las neutralizaciones efectivas del virus mediadas por la vacuna para esta nueva variante”, recalca Díaz.

El especialista explica que es poco probable que todas las vacunas se comporten de la misma manera contra una u otra variante, y en ese sentido, la decisión tiene que ser siempre la de vacunarse. La aparición de Ómicron es reciente, y sus alcances son materia de estudio aún, pero “se dice que este virus estaría acumulando mutaciones de preocupación principalmente porque han sido descritas con potencial de evadir la respuesta inmunológica en personas que cuentan con segunda dosis, y ahí radicaría la complejidad. Además, esta variante sería mucho más transmisible que Delta, es decir, una unión más certera con el ser humano”.

A juicio del doctor en Microbiología, es posible que tengamos un aumento importante en el número de casos, ya que Ómicron se está comportando similar a la variante Delta. “La extensión o no de la pandemia depende de las medidas de contención efectiva del virus y a cómo este patógeno impacte en Chile. No todas las variantes que han aparecido a nivel mundial han generado el mismo efecto en nuestro país. Por lo pronto, lo que se sabe es que la enfermedad provocada por este nuevo coronavirus no sería más grave que la que ya conocemos, y que el autocuidado y la adherencia a la vacunación es clave para caminar a paso firme hacia el fin de esta emergencia”, concluye.

Deja un comentario